Angliru 2015
Martes, 13 de Octubre de 2015

Este viaje de la Asociación Atlética Puerta de Bisagra, realmente empezó meses atrás cuando se decidió que nuestro destino fuese Asturias y el reto la subida del Angliru. Desde entonces muchos han sido los comentarios, las risitas y cachondeitos sobre la cuestecita y los miedos, muchos miedos, algunos nos hemos cagado literalmente de pensarlo.

Pero el fin de semana real llegó y hay estábamos a las 6 de la mañana del sábado 11 de octubre, 12 coches dispuestos en fila para comenzar nuestra excursión. Salimos puntualmente, si yo creo que era la primera vez que se producía, quizás fueran las ganas que teníamos por empezar a correr o quizás que sabíamos que el sábado tocaba ruta y luego comida y eso nos pone como motos.

El viaje trascurrió tranquilo entre bostezos y whatsapp y algún whatsapp más y luego alguno más, ostias a alguno se nos fundió en contador de whatsapp y así hasta que llegamos a Asturias donde Tito decidió coger un atajo y subir por el puerto en vez de coger la autopista, pensó que los otros 11 coches nos habíamos confundido y el cogió 'el atajo', yo creo que lo hizo por ahorrarse el peaje, je,je.

Nos fuimos directos a hacer la ruta de las Xanas, una rutas que transcurre por un desfiladero precioso donde pudimos disfrutar de las vistas y del día soleado que nos hizo, hasta que llegamos a Pedroveya, pueblo donde estaba enclavado el restaurante 'Casa Generosa' donde pudimos degustar (algunos hincharse) con los platos típicos e la región, fabes, pote y sopa de pescado (este quizás no sea muy regional, pero estaba cojonudo) y luego ternera y cabrito, todo hasta la saciedad, para luego regalarnos con una variedad de postres, todo coronado por un arroz con leche sublime. La vuelta fue tranquilita, ya con la andorga llena por el mismo desfiladero hasta el lugar donde habíamos aparcado los coches, para llegar al hotel a instalarnos y luego salir a cenar y descansar para el reto que se nos presentaba al día siguiente y todos pendientes de las previsiones del tiempo que en Asturias se presentan muy cambiantes y estábamos un poco acojonaditos.

El domingo amaneció, y pudimos comprobar que los mejores augurios sobre el tiempo se cumplían y que teníamos un día espectacular y soleado, digno para un reto como el que se nos presentaba. Salismo del hotel a las 9 de la mañana camino de Riosa, donde nuestros queridos familiares y acompañantes nos dejaron para empezar la aventura por separado, unos a correr y otros a hacer turismo por carretera para buscar el dichoso área de Viapará donde la Organización los estaba esperando para subir a la cima y poder contemplar el paisaje espectacular que se ve desde la cima y por supuesto la carrera y poder animarnos, como era de recibo, para un día tan especial como este.

Los corredores fuimos hacia la salida y antes de dejar la ropa de abrigo en el furgón que nos la subiría a la Meta, nos tomamos un café como es costumbre y soltamos lastre en el wc. Terminamos y nos fuimos hacia el arco de salida para hacernos la foto de grupo y después hacernos una foto en el cartel de Km0 hacia el Infierno del Angliru, los nervios se apoderan de nosotros ya que están llegando las 10.30, hora en la que tomamos la salida ,nos damos besitos, abracitos y ánimos para poder llegar a la meta y piiiiiiiiiiiii empieza la aventura.

La carrera es muy dura y hay que racionarse los km en el recorrido, sabemos que hasta el km 5 se puede correr y después solo los más fuertes podrán hacerlo, empezamos todos juntos Reme, Chule (padre), Maribel (para mi la gran heroína de esta aventura), Juanki, Jose Vega y su hijo Javi, Casado, Javi Meca, Tito, Marcos, Jaime, Miguel y su hija Ines, Carlos, Sierra, Teresa, Cruz y quitando a Rafa, Chule, Javi espadas y Dani que ellos han salido un poco más adelantados.

En el primer kilometro para arriba parece que se puede hacer bien, seguimos en grupo, pero llegando ya al final del km nos vamos separando, llegamos al 2º y 3º km a la altura de La Grandiella, aquello empieza a ponerse serio con un 10% de pendiente de media. Seguimos subiendo y nos vamos encontrando tramos duros hasta que llegamos a Viapará donde se supone que hay una zona llana de al menos 1 km, y volvemos a subir. Allí tenemos el primer avituallamiento, cogemos nuestro agua y continuamos.

A partir de aquí ya me han dicho que empieza el Infierno de verdad, aun así seguimos disfrutando de las vistas, que maravilla de día nos está acompañando, empezamos a llegar al tramo de Les Cabanes con una pendiente del 22% la cosa se está poniendo mucho más seria, y algunos empiezan a andar, otros siguen teniendo fuerza para seguir corriendo ¡¡Que valientes!!

Pasamos estos kilómetros duros entre andar y correr ya que no se puede hacer de otra manera con estas pendientes que tenemos, llegando a los km 8 y 9, entre Llagos y Los Picones con una pendiente de entre 12% y 18% , después de llevar acumulados más de la mitad de los km cuesta y mucho. Un poco más arriba llegamos a Los Cobayos con una de la pendiente más alta del 21% nos encontramos un arco, música ¿será la meta?, (a estas alturas la mente ya no consigue asimilar los km que llevas), pues nopppppp, aún hay que subir más y conseguir llegar a la pendiente más dura que nos vamos a encontrar que es del 23,6% Les Cabres, (les cabres, les cabres, la puta de les cabres, la madre que la parió) ahora ya si que nos toca andar.

Llegamos a El Aviru otro tramo bastante duro con el 21,5% de pendiente , pero a la vez muy contentos por que empieza a ver mucho público allí nos encontramos con nuestra gran animación, (Sole, Bea, Diana, Mª Angeles, Marcial, Eva, Marta, Angela , Marga, María Jesús, Nuria, Pilar y Gustavo) que manera de llorar, que alegría nos iba dando según íbamos llegando a ese punto, impresionante. Hay empiezan animarnos, nos dicen que ya no nos queda nada para la Meta, ¡¡esperamos que así sea!!

El Mirador Del Picu La Peña nos espera, para encontrarnos con el último tramo que dicen que es llano con una pequeña bajada al final, las piernas ya no pueden mas, pero en ese punto todo el mundo corre, así que vamos a por ello. Al final nos encontramos los arcos, la gente animando, la música, el speaker y la esperada META ¡¡TODOS SUPERAMOS EL RETO DEL INFIERNO DEL ANGLIRU!!

Al final todos llegamos a la meta con nuestro reto cumplido, Rafa (1h25’ no se llevo un tercer puesto en su categoría por un petardo que le esprinto a un segundo de la meta y por otro petardo, el mismo Rafa que le chorizaron la cartera, jaja), Javi Espada (1h27’), Chule hijo (1h31’), Carlos (1h35’), Dani (1h38’), Jose y Javier Vega (1h47’), Marcos y Juanky (1h48’), Sierra (1h51’), Reme (1h52’), Jaime y Tito (1h54’), Casado (1h57’), Inés y Miguel (1h58’), Javier Meca (2h01’), Maribel y Chule (2h06’), Teresa (2h24’) y Cruz (2h25’)

Pero esto no acaba aquí…. Ahora hay que bajar. ¿corriendo? ¿en coche? ¿buses? ¿andando? ¿ambulancia? Cada uno bajo como pudo hasta el polideportivo y todos tenemos anécdotas de lo bien que lo pasamos en ese trayecto.

Cuando llegamos al polideportivo fue todo una fiesta, la organización tenía preparado un pequeño picnic para todos los participantes y acompañantes que quisieran esperar hasta entregar los premios.

Empezaron con las clasificaciones de las bicicletas, seguida de los corredores, fue ahí donde ya empezaron las risas y el cachondeo. La Asociación Atlética Puerta de Bisagra consiguió podium en varias categorías, empezando con Inés Hernández (1ª clasificada categoría sub23 femenina), Jesús García (2º Clasificado categoría sub23 masculino), el pódium mas celebrado fue el de Maribel Lujan (3ª clasifica categoría veterana B femenino), Remedios Aguado (1ª clasificada categoría Veterana C femenino) y terminamos con Teresa Martin (1ª clasificada categoría Master femenino). El colofón final fue el Lote de Productos de la tierra más litros de sidra por participantes llegados a meta del mismo club que también fue para nuestra Asociación.

Reto conseguido, todos conseguimos subir y lo más importante, todos disfrutamos de esta experiencia, que cuando se comparte con los amigos, es mucho más gratificante.

La tarde-noche del domingo fue de relax y paseo por la ciudad de Oviedo, donde cenamos y luego algunos que parece que no tienen fin, siguieron con sus copitas de rigor y reírse de las experiencias del día.

El lunes amaneció lluvioso, por lo que la vuelta a casa se hizo un poco más pesada, pero todos fuimos llegando escalonadamente y sin contratiempos y ya estamos con la cuenta atrás para la siguiente que será en ¿¿¿¿¿¿??????

Tags: