4ª CARRERA SOLIDARIA MUJERES Y HOMBRES POR LA IGUALDAD
Sábado, 11 de Marzo de 2017

4ª CARRERA SOLIDARIA MUJERES Y HOMBRES POR LA IGUALDAD

Cronica: Rafael Santaursula

8:45 A.M. del Día 11 de Marzo, suena el despertador y hoy es un día especial, toca ponerse las zapatillas y la equipación de gala de Puerta Bisagra, la carrera es por una buena causa y además la recaudación es para la Asociación de Fibromialgia a la que pertenece mi cuñada, “la Mary”.(FIBROTOL 3 CULTURAS). Salimos Reme y yo en coche a recoger a Cruz y Jose Vega, y aparcamos en safont, hace un día espectacular de primavera y nos encaminamos hacia la salida en la vega.

Tras los estiramientos de rigor y la visita al servicio, Jose y yo nos ponemos a calentar y en esos momentos nos damos cuentas que la mayor parte de los corredores han ido de acompañantes  en la carrera y que son más andarines que corredores, la gente nos mira con nuestra flamante equipación, parecemos de los buenos, quizás seamos de los favoritos, jeje, no hay que desaprovechar quizás la única oportunidad  que se nos presente de ganar una carrera. En el calentamiento nos cruzamos con un atleta que lleva una gorra con una hélice en la cabeza, extraño artilugio, nos miramos y nos echamos a reir, vaya error el nuestro, más tarde comprendimos que era un sofisticado método de doping tecnológico.

Nos dirigimos a línea de salida con la firme convicción de ganar la carrera, pero poco a poco nos vamos dando cuenta que hay otros atletas también con sus trajes de gala y que no nos lo van a poner fácil, un trainingrey, varios de San Ildefonso, un triatleta y equipo completo del team rojas, ¡ maldita sea ¡ quien les habrá avisado, era nuestra oportunidad y la pueden echar al traste.

Dan el pistoletazo de salida, bueno en realidad fue una cuenta atrás, no había presupuesto para disparos y allí salimos a nuestro ritmo dispuestos a lograr nuestro objetivo. Como siempre, los primeros metros los corredores salen muy rápidos y ayudados por la cuesta abajo van a toda velocidad. Les seguimos a una prudencial distancia pero con ritmo constante, ahí empiezan los primeros problemas, llevamos no más de 400 metros y le comento a Jose, no se tú pero yo ya voy cansado, y me contesta  “pensé que no lo ibas a decir nunca pero yo voy igual”. La distancia prudencial con los primeros, cada vez era menos prudencial y además por detrás mi hijo Diego y su amigo Beto habían decidido darnos caza, menos mal que están mayores y no aguantaron el ritmo infernal que conseguíamos llevar y les pesaban las copas de la noche anterior.

Al llegar a la zona donde se separaba la carrera corta de la larga, vemos que uno de los atletas que nos precedía se separa y tira hacía meta, buf, uno menos, todavía tenemos nuestro objetivo al alcance, seguro que estos han salido muy rápido y al final pinchan. Seguimos con paso constante adelantando gente, entre ellos al trainingrey, al que le damos una pasada de escándalo uno por cada lado y en subida. A estas alturas de la carrera oteamos en el horizonte al singular corredor con el artilugio en la cabeza, parecía el gadchetocóptero y se desplazaba a gran velocidad ayudado por los impulsos de su hélice.

Poco a poco, cada vez más poco a poco fuimos pasando atletas y ya la cabeza de carrera casi ni la veíamos, se nos escapaba el objetivo y a duras penas conseguíamos mantener ritmo. La parte final en subida fue un suplicio para mí, sobre todo al vislumbrar que la posibilidad de victoria se nos escapaba, Jose tiró de mí y por fin llegamos a línea de meta, al final 8º y 9º respectivamente y 20’12’’  sobre 5,3 km. a un ritmo medio de 3’51’’ , no está mal, hemos conseguido entrar en el Top Ten.

Tres minutos más tarde hacen su entrada Diego y Beto, que llegan con cara de pocos amigos, lo han pasado mal, sobre todo después de intentar “la machada” de ponerse a nuestro ritmo, más tarde me dijeron que íbamos en torno a 3’10’’ el mil, durante el primer km., no me extraña que fuéramos hechos polvo.

En torno a los 29’ entran Cruz y Reme, que por fin ha conseguido calzarse las zapatillas después de mucho tiempo.

Hay que destacar que mi cuñada, “la Mary” ha hecho la carrera corta y que por primera vez en su vida, se ha puesto un dorsal, ¡ ole por ella ¡

Después me encuentro a mi compañero de trabajo Nacho, le saludo y le pregunto por su experiencia, no es muy habitual en este tipo de pruebas pero le ha engañado la novia y le ha hecho acompañarla, me dice muy bien “ marcaba 22 cuando he entrado “, me echo a reir, era la temperatura, jaja.

Para terminar un poquito de bailoteo al ritmo de la master class de zumba y a por la siguiente carrera que si no pasa nada será la solidaria del Juanelo a favor de Save The Children.

 

 

Tags: